Sesiones de coaching y terapeuta gestalt en Barcelona

El nostre Blog

La búsqueda de la felicidad y de la realización personal o profesional nos lleva a realizar acciones que en ocasiones son acertadas y en otras erróneas. Es totalmente normal. Lo que no es normal es cómo cambia el juicio que hacemos según el destinatario: si se trata de juzgar los errores de los demás solemos ser más tolerantes y comprensivos que cuando se trata de juzgar nuestros propios errores. En cambio, cuando acertamos y somos exitosos tendemos a atribuirnos más mérito propio y, sin darnos mucha cuenta, diluimos a todas las personas y circunstancias que han contribuido.

Estas respuestas pueden ser espontáneas e inconscientes, tal vez aprendidas del entorno. Incluso podría decirse que su intención es buena ya que pretenden que no se evite la responsabilidad en los fracasos, así como fortalecer la auto-estima en los éxitos, pero apegándome a las evidencias y a los muchos casos vistos en las sesiones de coaching, al fin y al cabo concluyo que ambos extremos son perjudiciales. En el primero, ser duros jueces con uno mismo genera infelicidad, nos hunde más, aumenta la angustia y añade más presión, que a su vez dificulta la llegada de aciertos futuros. En el segundo caso, el no reconocimiento de las contribuciones ajenas a nuestros éxitos nos hace perder la objetividad, y peor aun, nos aleja y separa de los demás, lo que genera futuros problemas.

La Auto-Compasión Como Antídoto. Decirse a uno mismo lo que se le diría a un buen amigo cuando cuenta sus errores y fracasos, es convertirte en el objeto de tu propio cariño y compasión. Esto permite aceptar que uno es humano, que se puede fallar; también facilita superar el fracaso y sirve para aprender de una vez por todas que más nutre una palabra comprensiva que un reproche exagerado. Evidentemente no se trata ahora de escurrir la responsabilidad, claro no, de lo que se trata es de evitar el auto-látigo. Desde esa sana auto-compasión es más fácil extraer aprendizajes enriquecedores así como volver a sentir un estado de animo luminoso que impulse a intentar nuevos logros.

Para revertir la carencia de la auto-compasión se puede hacer muchas cosas, por ejemplo: un listado de todas las cosas que sí se han hecho bien en el camino apesar del “fracaso” final; se puede remarcar lo aprendido en el proceso; reconocer el valor de haberlo intentado; aumentar la determinación para lograrlo en futuras ocasiones; y por último, recordar que en última instancia lo buscado tras la meta era la felicidad, y que juzgándose con severidad no se está consiguiendo.

La Gratitud Como Expansor. Los éxitos son para disfrutarlos. Es de tontos menospreciarlos o sembrarlos de “peros”, y al mismo tiempo tampoco hay que acapararlos sintiéndonos exclusivos responsables de su acontecer. Un poco de memoria y sinceridad basta para reconocer cómo muchas personas y circunstancias han ayudado directa e indirectamente a ser lo que somos y a lograr lo que logramos. Dedicarles un momento de recuerdo y de agradecimiento, abierta o tácitamente, expande la alegría, te hace sentirte parte de un grupo, fortalece el vínculo considerablemente y genera sana humildad.

Otra cosa que hace la gratitud es mantener el egocentrismo a raya. Al fin y al cabo, la vida está llena de polaridades conectadas, y si uno aprende a entender y gestionar bien el éxito, sin confundir lo que uno es con las circunstancias que se viven, entonces se aprende también a sobrellevar el fracaso (que puede aparecer en cualquier momento) sin que afecte a la auto-estima.

Si te gustó este artículo puede que le guste a tus amistades, gracias por compartirlo. Para recibir mas artículos de esta temática, date de alta en nuestro boletín mensual.

Este artículo está inspirado en la enseñanza de Rajagopal Raghunathan en “A Life Of Happiness and Fulfillment” de Indian Business School.

La temática de este artículo está relacionada a las sesiones individuales que ofrecemos en Espacio Impulso. Pide un encuentro gratuito y fortalece tu actitud personal ante éxitos y fracasos.

Fundador y Co-Director de Espacio Impulso
Coach, Terapeuta y Profesor de Yoga.

www.espacioimpulso.es

Comentaris ( 0 )

    Deixa un comentari

    El teu email no serà publicat. Introdueix els camps obligatoris *