Sesiones de coaching y terapeuta gestalt en Barcelona

El nostre Blog

No sufras los encuentros familiares de Navidad, Año Nuevo o Reyes. Evita convertir las fiestas en encuentros que abruman. Ten presente estos siguientes aspectos para disfrutar la Navidad con tus seres queridos.

La teoría dice que estos días de fiestas son para estar con la gente que queremos, para disfrutar de la familia, para compartir el cariño y el contacto. Afortunadamente muchos encuentros así se viven, pero también sucede que algunas reuniones familiares se acaban convirtiendo en eventos escasos de contacto real y mermados por aspectos que les quitan calidad. Aquí te menciono algunos aspectos que echan a perder las fiestas:

No te compliques. Lo importante, que es el cariño y el compartir, es intangible. Todos queremos que sean encuentros especiales, pero eso no tiene por que significar que sean complicados, sobre todo para quienes los organizan. El menú, la decoración, la logística y los detalles pueden acabar complicándose y generando más estrés que satisfacción. Entre más sencillo mejor.

“El mejor regalo que puedes darle a tus familiares es una mirada limpia, llena de aceptación y de calidez de corazón para disfrutar el tiempo compartido”

Los roces y diferencias con familiares. Cosas sucedidas en el pasado o la dificultad para llevarte bien con alguien que verás en las fiestas se traduce en roces que generan discusiones familiares o sensación de tensión en el aire. Al final cada uno piensa y hace a su manera, y la realidad es que seguirá siendo así. Desde la aceptación de este hecho, el mejor regalo que puedes darle a las personas con las cuales vives roces es una oportunidad a vuestra relación por medio de una mirada limpia, llena de aceptación y de calidez con la cual dejar atrás el pasado. Solo así se puede buscar lo que tienen en común y lo que sí pueden disfrutar juntos la Navidad.

La sensación de rutina. No han comenzado las fiestas y ya sabes los chistes que se dirán, cómo actúa cada persona, la rutina que se seguirá, todo. Vaya, es como ir al cine y saberse la película. Desde esta sensación de rutina la predisposición a disfrutar del evento puede quedar mermada. Es la mente la que etiqueta algo de “aburrido”, “conocido” o “igual que siempre”: la realidad es que estar 100% con tu atención puesta en el presente sin juicios ni comparaciones hace que todos los momentos sean interesantes. Uno no puede nadar dos veces en el mismo río.

Los regalos son solo un medio. La fiebre del consumismo y de los regalos haces que con facilidad olvidemos que son un medio para transmitir un mensaje de “te quiero”, de “me encanta verte feliz”. Es fácil olvidar el mensaje y perderse en los regalos. Como decía una publicidad durante muchos años en mi país “regala afecto, no lo compres”.

Con acento y música mexicana te deseo el más profundo y cariñoso encuentro con las personas con las que compartas estas fechas.

Da lo mejor de ti y acepta a los demás como son para disfrutar de la Navidad y demás fiestas.

Un abrazo, Aldo Barragán

Si te gustó este post puede que también te guste este.

Fundador y Co-Director de Espacio Impulso
Coach, Terapeuta y Profesor de Yoga.

www.espacioimpulso.es

Comentaris ( 0 )

    Deixa un comentari

    El teu email no serà publicat. Introdueix els camps obligatoris *